Ante el tratamiento en el Congreso Nacional del Proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la Academia Nacional de Educación cree pertinente formular las siguientes consideraciones:

1. El necesario ordenamiento legal y operativo sobre los medios de comunicación importa el tratamiento de múltiples y complejos asuntos, tanto legales, tecnológicos y comerciales, como en materia de contenidos. El mismo Proyecto de Ley considera que los aspectos políticos y culturales de dicha actividad son del mayor relieve e importancia social, lo que de por sí, exige la máxima ponderación legislativa. Sería nefasto para la vida de la República y el futuro del País que cuestiones trascendentes se sometieran a un tratamiento apresurado, no suficientemente profundo, exhaustivo y consensuado, ante la indiscutible necesidad de una adecuación de la normativa, a los tiempos presentes en beneficio del sistema educativo universal de mayor influencia en la sociedad moderna.

La Academia Nacional de Educación ha mantenido esta invariable posición, condensada en sus Declaraciones anuales sobre la problemática de la educación argentina y el papel trascendente de los medios de comunicación para lograr las soluciones adecuadas.

2. El Proyecto de Ley pretende explicitar la importancia educativa, cultural y política de los medios de comunicación en todos los ámbitos sociales, así como la incidencia de la calidad integral, y no sólo técnica, de los contenidos transmitidos por esos instrumentos. Ello mismo hace imprescindible la valoración del impacto educativo que tiene la difusión de dichos contenidos. La opinión y el dictamen de los expertos en esta materia es tan importante como la de los conocimientos tecnológicos. Resulta por ello, inexplicable, que el Proyecto remitido al Congreso Nacional no haya recibido ni recabado exhaustivamente el aporte de los sectores pertinentes dentro y fuera del Parlamento; y que no se someta al previo tratamiento de comisiones parlamentarias como la de Educación entre otras. Esa omisión injustificada, por sí misma hace perder calidad y eficiencia a un instrumento legislativo, que declama enfáticamente sobre la incidencia de los contenidos mediáticos en la vida social y el papel de los medios de comunicación como educadores formales e informales en toda su diversidad y amplitud.

3. El mero hecho de que, en su articulado, el Proyecto de Ley manifieste explícitamente su preocupación por la incidencia de los contenidos en el contexto educativo de nuestra sociedad, no parece suficiente. Más allá de la letra del Proyecto, el Congreso Nacional deberá mostrar su disposición efectiva para perfeccionar los mecanismos concretos que permitan el cumplimiento real de lo allí establecido.

La Academia Nacional de Educación, particularmente interesada por estos aspectos de la normativa propuesta, espera que el tratamiento equilibrado y reflexivo que se dé al Proyecto confirme la voluntad de arribar a una legislación sólida y trasparente y aleje cualquier sospecha de urgencias coyunturales, de cualquier tipo sobre una materia de vital trascendencia para todo nuestro cuerpo social.

 

(Aprobado por el PLENARIO de la Academia Nacional de Educación - Octubre 5, 2009)
____________

Buenos Aires, Octubre 2009